Con Marcelino Camacho en la entrega de premio de Transparencia informativa de 1986, 2 copia

Una visión pionera de
la función social
de la empresa

SU MODO DE HACER BANCA

Responsabilidad Corporativa


Las acciones sociales externas
Luis Valls Taberner fue el promotor, junto con Fernando Camacho (presidente del Banco Popular de 1957 a 1972), de actividades sociales que se gestionaron inicialmente mediante un Fondo Mutuo de Compensación y un Centro de Cooperación Social. Posteriormente la gestión de estas iniciativas se ha realizado fundamentalmente a través de la Fundación Hispánica, creada en 1970, que más tarde pasó a denominarse Fundación Hispánica – Grupo Banco Popular.

Con la llegada de Luis Valls Taberner al Popular también se estableció un principio fundamental que aún sigue vigente: que los fondos para las acciones sociales procedieran de parte de los beneficios correspondientes al Consejo de Administración. A partir de 1954 los consejeros renunciaron a su participación estatutaria en los beneficios y acordaron que se dedicara a fines sociales.

«Desde 1957, la parte de las atenciones estatutarias no cobrada por los consejeros se fue destinando a fines de naturaleza social, que es un capítulo de obligado cumplimiento en toda empresa, sea grande, mediana o pequeña. La diferencia en el caso del Popular es clara: lo que, dentro de la debida prudencia, podría hacerse con cargo a los resultados del Banco, se hace a expensas de la remuneración que estatutariamente los consejeros hubieran podido percibir» (Repertorio de Temas, 1997).

Este insólito –por infrecuente– altruismo de los consejeros certifica el compromiso social del máximo órgano rector de la empresa. Así definía esta filosofía Luis Valls Taberner ante el propio Consejo en 1972: «Todos hemos de servir al Banco. A él nos debemos, forma parte importante de nuestra vida, a través de él servimos a la sociedad y por tanto a este país, y al frente de él somos responsables del progreso y bienestar de millares de familias que del Banco —en mayor medida que nosotros los Consejeros— dependen».

Las ayudas sociales se instrumentaban principalmente mediante créditos blandos por sus condiciones de plazo, interés y garantía, atendiendo, como criterio general, a «programas estándar de cooperación universitaria, del libro, de cooperación internacional, de equipamiento social, de estudios, etc., y son excepcionales las operaciones de crédito fuera de dichos programas» (Entrevista con José M. Sanz, director del Servicio de Atención al Cliente, 6 de julio de 2009).

Seguir leyendo : 1 2

A través (del Banco) servimos a la sociedad y por tanto a este país, y al frente de él somos responsables del progreso y bienestar de millares de familias que del Banco dependen

Palabras de Luis Valls Taberner dirigidas al

Consejo del Banco Popular en 1972