D4_GR2_f02

Biografía
de
Luis Valls Taberner


Proyección social
Luis Valls Taberner ha sido un maestro en relaciones públicas. Trataba siempre de conservar un perfil muy discreto, sin anunciarse jamás, diciendo que deseaba mantenerse al margen de prestigio y grandezas.

Su atrayente personalidad se proyectó también fuera del Banco: perteneció al Consejo privado de D. Juan de Barbón desde 1962.

Esta relación con el Conde de Barcelona le venía de lejos cuando su padre –en el exilio romano– fue por un corto periodo de tiempo asesor y profesor de historia de Cataluña y catalán de D. Juan de Borbón.

Fue también el principal organizador y gestor de una suscripción nacional para ofrecer a los Príncipes Don Juan Carlos y Doña Sofía un regalo ciudadano por su matrimonio. También se ocupó de los pequeños problemas de la intendencia personal cuando el entonces príncipe Don Juan Carlos se instaló en La Zarzuela.

Además fue el promotor y organizador de la sociedad Faces en 1962, que reunía a monárquicos, liberales y «aperturistas».

Faces adquirió el diario Madrid con la idea de hacer de él un lugar de encuentro profesional y político que preparara los contactos y animara a las personas para una «transición» con vistas al día «después» de Franco, mediante las necesarias reformas.

Pero el periódico tuvo muchos problemas con el gobierno y fue clausurado en noviembre de 1971, cuando Luis Valls Taberner ya estaba retirado de la gestión y del estilo que había ido tomando el proyecto.

Sensible a todo lo social, patrocinó numerosas iniciativas sociales de toda índole y condición.

Desde la llegada de Luis Valls Taberner al Banco Popular quedó establecido un criterio singular: los fondos para las acciones sociales procederían de parte de los beneficios correspondientes al Consejo de Administración.

A partir de 1954 los consejeros renunciaron a su participación estatutaria en los beneficios y acordaron que se dedicara a fines sociales. De ahí proceden los fondos que el Banco ha venido dedicando a las acciones sociales.

Seguir leyendo : 1 2 3

El dinero, al fin y al cabo, puede ir y venir, pero una buena educación siempre permanece

Retratos de interior

Luis Valls Taberner